Prensa - 01 de mayo, 2019

Felicidad laboral: claves para alcanzarla

La felicidad resulta primordial en cualquier aspecto de nuestras vidas, más aún cuando hablamos del trabajo. Pasamos muchas horas en el entorno laboral, compartiendo espacio con muchas personas, teniendo que rendir a un alto nivel durante bastante tiempo y, aunque antes no se tenía en cuenta cómo se sentía el trabajador, ahora resulta fundamental que este se encuentre feliz en su puesto y que, en definitiva, disfrute de lo que hace para que sus resultados sean positivos.

Seguramente te estés preguntando si es posible ser feliz en el trabajo. Pues sí lo es. De hecho, debes serlo. Pero por si no lo eres, Taalentfy te trae la receta de la felicidad laboral para que tomes nota de cada uno de los ingredientes.

 

Condiciones satisfactorias

Contar con un sueldo que desde un primer momento motive es la base de una relación laboral perdurable, además de la causa fundamental para tener un mayor rendimiento. También es muy importante tener unos horarios razonables, que te permitan tener tiempo para ti y para estar con los tuyos. Por eso, se recomienda negociar unas condiciones satisfactorias desde el principio.

Entorno laboral

Trabajar dentro de un equipo en el que la comunicación, el compañerismo y el liderazgo sean lo más destacado es sinónimo de una producción satisfactoria. Además, puedes convertir tu espacio de trabajo en un rincón agradable y acogedor. Usa imágenes de tus seres queridos, frases inspiradoras o colores cálidos, todo eso hará que tu estancia sea más acogedora.

 

Conciliación

La empresa debe ponerse en el lugar del trabajador y entender su posición. Un trabajador rinde más si ve que su trabajo se valora. Por ello, hay que fomentar un ambiente en el que el este pueda desarrollarse y crecer personal y profesionalmente. Reconocer cuando un empleado lo ha hecho bien, darle el mérito y el reconocimiento que se merece ayudará a la motivación del mismo. Y como trabajador, sé flexible, abre la mente y sopesa un cambio de opinión.

Jefe y compañeros

Tener un buen jefe, es decir, uno que empatice con sus trabajadores, que sea un compañero más y al que no haya que temer, ayuda a conseguir la tan ansiada felicidad y tranquilidad en el trabajo.

También es cierto que ser jefe no es una tarea fácil, por eso es bueno que además de que él empatice con sus trabajadores, los trabajadores también lo hagan con el jefe, con lo que poco a poco se irá creando una relación de cooperación.

No olvides a tus compañeros de trabajo. Habla con ellos, conócelos, irás descubriendo a tu ‘pequeña familia laboral’ y con ello conseguirás un ambiente más distendido y relajado, no en vano vas a pasar con ellos mucho tiempo.

Trabajo

Y, por último, pero no menos importante, comprométete con tu trabajo, implícate en él. Aprovecha el momento, intenta disfrutar sin comparaciones, sin nostalgia, aprende. Todas las experiencias de la vida son aprendizajes. Sácale partido a tu trabajo y, sobre todo, pon toda tu pasión en lo que estás haciendo. ¡La felicidad laboral depende también de tu actitud!

Compartir